Tipos de cerradura: dónde se usa cada uno

El mundo de las cerraduras y los cerrajeros es lo suficientemente amplio como para mantenernos hablando de él por mucho tiempo. Temas que van desde la historia de la cerrajería hasta las últimas tecnologías en seguridad, la cerrajería no deja nunca de ser un tema fascinante. En esta oportunidad, nos concentraremos en los diferentes tipos de cerradura que podemos encontrar y en qué se utiliza cada uno de ellos. Es bastante probable que durante el día nos topemos con algunos de estos tipos diferentes de cerradura y no conozcamos la diferencia. Acá lo aclararemos.

Cerraduras cilíndricas

 Estas cerraduras tienen un uso casi exclusivamente residencial. Es un modelo bastante común, que muchos de nosotros de seguro hemos visto en algún lugar. Su forma es más o menos la de un cilindro, con dos pomos en cada uno de los extremos, tanto del lado interno como del lado externo de la puerta. En cada uno de los pomos podemos encontrar las ranuras en las que se introduce la llave dentro de la cerradura para abrir el sistema. Como ya hemos dicho, son de uso residencial, encontrándose sobre todo en las puertas principales de casas, edificios y departamentos.

Cerraduras de sobreponer

                Estas cerraduras también son muy comunes para usos residenciales. Las cerraduras de sobreponer tienen dos extremos con ranuras para las llaves, solo que en un lado, el lado interno, un compartimiento con forma de bloque contiene todos los elementos internos de la cerradura, quedando por el lado externo solo la parte de la ranura para la llave. Este es un tipo de cerradura muy usado en casas y departamentos, y es confiable ya que ofrece una gran seguridad, al dejar la menor cantidad de elementos de la cerradura expuestos hacia el exterior.

Cerraduras tubulares

                Las cerraduras tubulares son muy usadas por los cerrajeros Premia de mar  en ambientes residenciales, pero casi por lo general para puertas que dividen ambientes internos de las construcciones, como pueden ser baños, habitaciones u oficinas. Esto debido a que, a diferencia de las cerraduras cilíndricas, las cerraduras tubulares solo tienen una ranura por la cual introducir la llave, lo cual hace que solo pueda cerrarse desde adentro. Esto garantiza la privacidad y la seguridad interna, pero no tiene la practicidad de una cerradura cilíndrica para estar ubicada en la puerta principal de una casa o edificio.

                Existen muchos otros tipos de cerraduras, con muchas otras aplicaciones diferentes. Lo importante en cada caso es que el constructor o el propietario sepan aplicar cada uno de los tipos de cerradura a los lugares correctos de las edificaciones, para así poder aprovechar de forma más completa todas las prestaciones que en cuanto a seguridad nos brinda cada una. Por eso, recomendamos ampliamente que, a la hora de construir, remodelar o simplemente cambiar las cerraduras de algún espacio de su casa, consulten la opinión experta de los cerrajeros, que siempre tendrán algo que decir en relación a cómo aplicar de la mejor manera los sistemas de seguridad y las cerraduras.