De cajas fuertes…

cajas-fuertesComencemos un poco por el principio, ¿qué es una caja fuerte? Pues sencillo… es una caja especial protegida por seguridad donde se pueden guardar objetos valiosos, eso es todo. Probablemente estés pensando que falta algo, puesto que un objeto que sea para seguridad no puede ser tan sencillo, pero te equivocas y es precisamente esta sencillez la que aporta mayor parte de la seguridad de la caja, ya que mientras menos partes, menor propensión a un punto débil que comprometa todo el sistema. pregunta a estos cerrajeros cerrajeros-elmasnou.es cuales opciones tiene en el caso de las cajas fuertes.

Es por ello que las cajas fuertes, aunque suenen tan magnánimas, en realidad son sencillas y en general cuentan con 3 grandes partes:

1.- El cuerpo: esta es la parte principal en tamaño y uno de los puntos de venta más decisivos puesto que es el más visible y más fáciles de juzgar porque puedes ver el grosor de las paredes, sentir el peso de la caja, conocer la aleación metálica que la compone y si tiene alguna características especiales como ser ignífuga o similares.

2.- La tapa: obviamente es la pieza que se mueve para revelar el contenido de la caja, es importante siempre verificar que cuenta con los mismos materiales, certificaciones y “números” que el cuerpo de la caja. Tal como una puerta de casa está sujeta al cuerpo de la caja por bisagras, mientras que algunas se abren por el lado superior, tipo cofre y otras, las más populares, por el frente,

3.- Mecanismo: esta es la pieza clave y a veces no es la más revisada o a menos no a profundidad. Pero es importante saber como funciona el mecanismo que mantiene la caja cerrada o no y saber que otras opciones hay por ahí, ya que esto a su vez podrá decirte que tan fácil es robar tu caja. El mecanismo más común es el de la rueda que vemos en el cine y la televisión donde hay que girar la rueda hacia la derecha e izquierda hasta números específicos que logran desbloquear el mecanismo. Otros mecanismos son los electrónicos, de contraseña numérica o colocación de huella para acceder al contenido. Estos mecanismos suelen estar respaldados por el uso de una llave que se hace necesaria esté presente a la hora de abrir la caja.

Estas son las partes básicas de una caja fuerte y las cuales debes considerar con detenimiento para obtener la solución que necesitas y mejor se ajuste a tu situación. Sin embargo no hemos terminado, pues también podemos clasificar las cajas fuertes en diversos grupos, ya esto es un poco subjetivo pues no hay una escala o clasificación internacional que regule esto, pero hablando a grandes rasgos, las cajas fuertes pueden ser pequeñas y movibles (creadas explícitamente para ser llevadas de sitio en sitio) o ser más grandes y pesadas, pensadas para quedarse en un sitio específico, principalmente empotrada en la pared o en el piso.

Ya dependerá de ti cual caja de seguridad escojas. Solo te quiero recordar que escojas la que necesites, no la que te guste. Colocarle un nombre, es algo totalmente opcional.