Cómo cuidar tu sistema de persianas

El sistema de persianas es un elemento decorativo, pero a la vez muy funcional, porque este ayuda al usuario a mantener el control sobre la cantidad de luz natural que incide sobre la estancia, sin embargo, este tipo de elementos requiere de algunos cuidados para prolongar su vida útil, destacando su decoración y permitiendo que los usuarios disfruten de sus beneficios.

Cuidados generales para que funcionen a la perfección

Los sistemas de persianas cada día se utilizan en más hogares con el paso del tiempo, es por ello que es importante dar a conocer las técnicas y los tips para que estos perduren, ofreciendo lo mejor de este elemento, una vez que sea instalado por el cerrajero profesional.

  • Evite abrir la ventana cuando los paneles están cerrados, porque esto las puede deformar.
  • Evite retirar los conectores o los topes de las cadenas, porque el sistema no funcionaría de manera eficiente.
  • Para realizar los movimiento de subir o bajas las láminas, hágalo a una velocidad y fuerza adecuada, porque el caso de hacerlo con mucha intensidad, puede dañar el sistema de persianas, o incluso romperlo.
  • En caso de que el clima sea con brisas muy fuertes, evite que sus persianas estén tendidas, porque estos movimientos bruscos pueden deteriorarlas.
  • Intente mover sus persianas al menos una vez a la semana, porque cuando permanecen estáticas por mucho tiempo, estas pueden favorecer la proliferación de bacterias o parásitos.

Aspectos que deben ser revisados con frecuencia

Cuando el cerrajero ha realizado la instalación de las persianas, es probable que realice algunas sugerencias o recomendaciones para que el mecanismo funcione de manera adecuada, en caso contrario, estas son las más importantes.

Limpieza de las persianas

En muchos casos las persianas son instaladas en la parte externa del inmueble, por lo que pueden acumular polvo y suciedad, que pueden acumularse entre las láminas, impidiendo que estas cierren de manera correcta, o que se enrollen con problemas, y posteriormente pueden deformarse o romperse.

Lo recomendable es limpiarlas al menos una vez a la semana con un paño suave y seco para remover el polvo, en caso de requerir una limpieza más profunda, debe considerar el tipo de material con el que han sido fabricadas las persianas, para utilizar los productos adecuados.

Mantener el sistema con sus piezas ajustadas

Con el uso frecuente, es normal que algunas piezas del sistema de persianas pueda desajustarse, tornillos sueltos, obstáculos en el cajón que impiden el buen funcionamiento del mecanismo para enrollar las láminas.

Cualquier pieza fuera de lugar puede deteriorar las persianas, romper las láminas, entre otros daños, por ello preste atención en la estructura de las persianas, si encuentra alguna pieza que puede estar a punto de caer, procure ajustarla, para evitar consecuencias más graves, como atascamientos del sistema que puedan incluso causar la ruptura de piezas importantes.

Es indiferente si su persiana es manual o automatizada, debe prestar atención en todos los elementos que influyen en el mecanismo de enrollar o desenrollar las láminas, que no exista algún obstáculo que pueda impedir su funcionamiento, en caso de detectar alguno, no dude en retirarlo, y proteger así sus persianas.