Bombines de seguridad, lo que tu casa se merece

A la hora de elegir un bombín para la cerradura de tu puerta, lo primero que debes saber es la medida que posee; para que al momento en que vayas a comprarlo solicites el que mejor se adapte a tus necesidades, y sobre todo a tu puerta. En este blog te voy a explicar de manera fácil y practica todo lo que debes saber sobre los bombines de seguridad.

En una cerrajería como http://cerrajeropoblesec.es/ hay gran cantidad de modelos de bombines para elegir: los hay con acabado en latón, niquelados, cilindros dobles o medios, con distintos tipos de medidas, leva corta o larga, con doble embrague o embrague simple, entre otros.

Voy a empezar por la medida de la leva, que puede ser corta o larga. Si el bombín es para una puerta de madera seguramente será de leva larga (15mm.). Si es para una puerta metálica, lo habitual es que lleve una leva corta (13,25mm.).

Una característica que no es tan importante es el acabado del bombín, si este viene con acabado en latón o con acabado niquelado para el funcionamiento no tiene ninguna diferencia en absoluto, ya que solo es una cuestión de estética.

Un aspecto que si resulta importante, y que debes tener en cuenta es si requieres un bombín de doble embrague o simple. Te explico, que las cerraduras con bombines de doble embrague son aquellas que se puede abrir con normalidad aunque esté puesta la llave por el sitio opuesto. La principal ventaja de usar estos bombines es que puedes entrar con una copia de la llave aunque se te cierre la puerta con las llaves puestas por dentro.

En relación a la medida del bombín, las más habituales son 30/30, 30/40, 40/40 y 30/50. En una cerrajería existen muchas más medidas que se pueden pedir por encargo. También existe en el mercado el medio cilindro, o medio bombín, que no es más que un bombín en el que solo se puede usar la llave por uno de sus lados, y que se suele utilizar en ocasiones especiales.

Otro punto que debes evaluar al momento de elegir un bombín, son las técnicas que usan los ladrones para forzarlas, y así saber contra que te protege el bombín que elijas. Las técnicas más usadas son:

El ganzuado, que es el más conocido, y consiste en abrir la cerradura mediante ganzúas. Para evitar que te abran la puerta mediante este método, debes usar bombines que estén protegidos para este sistema. Muchas marcas hoy en día venden bombines con protección avanzada anti-ganzúas que lleva sistemas móviles de seguridad hasta en la llave.

El otro método que es muy usado es el bumping, que consiste básicamente en usar una llave preparada y dar un golpe con una herramienta hasta que el bombín gira para abrir la cerradura.

Otra manera de forzar una cerradura es rompiéndola con una herramienta para hacer palanca. Esto se puede evitar instalando un escudo en la cerradura, o usando un bombín que tenga protección anti-rotura que no se parten con facilidad porque llevan un refuerzo de acero inoxidable donde las normales no llevan nada.

También usan el sistema del taladro, que consiste en taladrar el bombín por la zona de los pistones hasta romperlos. Una vez que los pistones han sido inutilizados la puerta se abre con un destornillador. Para proteger la puerta contra este método, existen bombines que tiene protección anti-taladro, que son muy eficaces.